Desmontando los mitos sobre la construcción con madera VI. Las construcciones en madera arden fácilmente (1ª parte).

Uno de los grandes mitos, o quizás el principal tabú sobre la construcción en madera, es que arden muy fácilmente. Y es que, son pocas, muy pocas las primeras reuniones con nuestros clientes en las que no aparezca esta duda.

 

La madera arde, claro que arde, a nadie vamos a engañar, pero al igual que para cualquier material de construcción, la madera está sometida la misma normativa y reglamentación de protección contra el fuego, las cuales cumple sin ningún problema, es más, a diferencia de otros materiales de construcción, la madera es el único material que se autoprotege del fuego.

 

madera

 

 

En general, el fuego en un edificio pocas veces se inicia en los elementos constructivos, y es más frecuente que empiece en los objetos contenidos por este (tapicerías, muebles, etc.), por tanto, lo más importante es adoptar medidas preventivas que eviten el nacimiento del fuego e impidan su propagación, permitiendo así una rápida extinción del mismo.

 

Es por eso, que podemos afirmar que, la madera difícilmente puede ser la causa del inicio de un incendio, aunque sí su alimento. ¿Habéis probado alguna vez encender un tronco con una cerilla o un mechero?, imposible, ¿no es más fácil encender una chimenea ayudándonos de papel, unas piñas, o una pastilla de parafina o keroseno?

 

madera

 

La madera, y sus productos derivados, están formados principalmente por celulosa y lignina, los cuales se componen de carbono, hidrógeno y oxígeno. Estos componentes la hacen combustible, sin embargo, la madera maciza no arde rápidamente y son realmente pocos los casos en los que en un incendio haya sido el primer material en arder.

 

madera

 

 

Sin la presencia de llama, la madera necesita una temperatura en la superficie superior a 400ºC para comenzar a arder en un plazo de tiempo medio o corto. Incluso, con la presencia de llama, se necesita una temperatura en la superficie de unos 270-300ºC durante un cierto tiempo antes de que se produzca la ignición. A pesar de que la madera sea un material inflamable a temperaturas relativamente bajas en relación con las que se producen en un incendio, es más seguro de lo que la gente cree por las siguientes razones:

 

  • Su baja conductividad térmica hace que la temperatura disminuya hacia el interior.
  • La carbonización superficial que se produce impide por una parte la salida de gases y por otra la penetración del calor, por lo que frena el avance de la combustión.
  • Y al ser despreciable su dilatación térmica no origina esfuerzos en la estructura ni empujes en los muros.

 

madera

 

La madera es un material con gran capacidad de aislamiento térmico, lo que supone una importante ventaja en caso de incendio. El coeficiente de conductividad térmica de las coníferas (pino y abetos) en la dirección perpendicular varía aproximadamente de 0,09 a 0,12 kcal/mhºC (en las maderas muy ligeras se sitúa en 0,005 y en las pesadas puede llegar a 0,30). En el caso de los tableros de partículas, y dependiendo del espesor, puede variar de 0,08 a 0,15; y en los de fibras de densidad media de 0,06 a 0,72.

 

La capa carbonizada es 6 veces más aislante que la propia madera. De esta forma el interior de la pieza se mantiene frío y con sus propiedades físicas y mecánica sin alteraciones.

 

La pérdida de capacidad portante de la estructura se debe a una simple reducción de la sección, más que a una pérdida de resistencia del material.

 

 

madera

 

 

Como ejemplos de lo anteriormente citado, pongamos algunos ejemplos:

 

  • Manifiesto de la industria de la madera (Reino Unido): Las estadísticas anuales de incendios del Departamento de Comunidades y Gobierno Local muestran que sólo uno de cada ocho incendios se produjo en un edificio con estructura de madera. (Fuente: woodforgood.com)

 

  • Neil Gibbins – Subjefe de bomberos de Devon y Somerset (Reino Unido): La labor de rescate en un incendio no debe suponer un gran problema con el uso de madera en construcción. Sabemos cómo se va a comportar frente al fuego. Especificada para uso y una construcción apropiados, en las circunstancias adecuadas es un muy buen material de construcción. (Fuente: woodforgood.com)

 

  • Estudio del caso del museo del Smithsonian. Washinton D.C. (EEUU): Este museo contiene ejemplares únicos e irremplazables y uno de los mayores peligros a los que están expuestos es el fuego. Tras varios estudios se llegó a la conclusión de que el material que reunía las mejores condiciones de seguridad y trabajabilidad era la madera tratada con ignífugos. (Fuente: La madera y su resistencia al fuego (AITIM))

 

En la 2ª parte de este artículo, analizaremos más de cerca y desde un punto de vista técnico los principales factores que influyen en la combustión de la madera, su comprobación frente al CTE, y los posibles tratamientos de la madera contra el fuego.