Reto Arquima: Un paso más para obtener la certificación Passivhaus de nuestro proyecto de La Floresta

Hace unos meses, nos llegó a Arquima un proyecto muy retador, y en el que estuvimos trabajando muchos meses. Se trata del proyecto de una pequeña vivienda en “La Floresta”, en Sant Cugat. Trabajamos a destajo y con la ilusión de que quizás iba a ser la vivienda más pequeña certificada Passivhaus en España.

 

Se trata de una vivienda de superficie mínima, unos 37 m2 útiles interiores y 16 m2 en porche exterior, ubicada de forma respetuosa sobre el paisaje, preservando al máximo la topografía y vegetación existentes con una estructura palafítica, que combina pilares de acero y vigas principales de madera laminada de madera Douglas, sobre la que se montará nuestra envolvente construida en taller.

 

Definimos actualmente en nuestro departamento técnico el proyecto ejecutivo, contando con la colaboración de la consultora energética Progetic para ayudarnos en esa definición exhaustiva de los detalles constructivos y del proyecto de ventilación y climatización.

 

Elaboramos bajo su supervisión el cálculo del balance energético y de planificación Passivhaus, con la herramienta PHPP (Passive House Planning Package) que permite optimizar el diseño para cumplir con los estándares de confort deseados y con la extremadamente baja demanda de energía planificada:

 

Máxima demanda de calefacción (kWh/m2a) <= 15,0

Máxima demanda de refrigeración (kWh/m2a) <= 20,0

 

Proyecto-La-Floresta-Arquima

 

 

Proyecto-La-Floresta-Arquima

 

 

También trabajamos en la definición estructural de la envolvente de madera, con los criterios habituales de sostenibilidad y eficiencia energética de las construcciones de Arquima, pero siendo  más exigentes en los planteamientos de montaje (que aseguran la hermeticidad de la envolvente), en los espesores de los aislamientos, la definición de las prestaciones térmicas y solares de carpinterías y vidrios, y la definición de los detalles, para cumplir con nuestro objetivo: obtener la certificación Passivhaus

 

Tras el montaje, pudimos comprobar la estanqueidad de la envolvente realizando el primer test del blower door.

 

La concepción formal es la de un volumen regular, compacto, con fachada de lamas verticales de madera Douglas natural, a la que se aplicará un lasur en color.

 

En un día y medio conseguimos realizar el montaje de esta vivienda passivhaus en La Floresta, y este es el resultado final en la que hemos invertido mucho trabajo en equipo, y mucha ilusión y, por supuesto, esperamos que os guste a todos.

 

Proyecto-La-Floresta-Arquima

 

 

Proyecto-La-Floresta-Arquima

 

 

Proyecto-La-Floresta-Arquima

 

 

Conseguir una certificación Passivhaus en una casa tan pequeña y con un factor de forma alto (mucha superficie en m2 de fachadas y forjado/cubierta relacionada con la superficie en m3 interiores a calefactar y refrigerar) es mucho más complicado y complejo que en viviendas más grandes y con mejor compacidad.

 

Proyecto-La-Floresta-Arquima

 

 

Además, la prueba de hermeticidad (blower door test) también es mucho más exigente en este tipo de construcciones pequeñas y es más exigente en el sellado de encuentros, huecos y instalaciones.