Desmontando mitos sobre la construcción de edificios con madera

En Arquima estamos muy acostumbrados a que, tanto clientes particulares como la mayoría de técnicos, tengan ciertas reticencias y constantemente nos hagan las mismas preguntas acerca de la construcción con madera. Al ser un material de construcción, por desgracia, muy poco conocido en nuestro país y del que se enseña poco, o muy poco, a día de hoy en las universidades, desde Arquima queremos escribir una serie de artículos en nuestro blog para romper los tabús, basados mayoritariamente más bien en mitos y leyendas, que en realidades.

 

Esta serie de artículos que iremos publicando mensualmente, la basaremos en los siguientes capítulos temáticos:

  • Las construcciones en madera provocan la deforestación de nuestro planeta.
  • Las construcciones en madera tienen poca durabilidad.
  • Las construcciones en madera son poco resistentes estructuralmente.
  • Las construcciones en madera arden muy fácilmente.
  • Las construcciones en madera son muy calurosas y aislan poco del ruido.
  • Las construcciones en madera son atacadas por insectos y se pudren fácilmente.
  • Las construcciones en madera son para edificios muy sencillos y pequeños.
  • Las construcciones en madera son más caras.

 

Por otro lado, y posteriormente, también explicaremos las ventajas de construir todo tipo de edificios en madera desde el punto de vista de la sostenibilidad, la salud, la eficiencia energética y la construcción pasiva, así como de la industrialización y tecnología actual en los diferentes y posibles sistemas constructivos que a se utilizan, como son la madera contralaminada (CLT), el entramado ligero de madera, o los paneles sandwich estructurales de madera (SIP).

 

Así pues, empezamos con el primer artículo:

 

Las construcciones en madera provocan la deforestación de nuestro planeta.

 

“Al construir edificios con madera, se talan muchos árboles atentando contra los bosques y así empeoramos la calidad del aire y la biodiversidad del planeta”, esta es una de las preguntas que normalmente nos hacen en Arquima.

 

De hecho, un estudio de Confemadera, revela que el 39% de los españoles cree que consumir productos de madera tiene una incidencia negativa en la lucha contra el cambio climático, mientras que un 35% piensa que perjudica la conservación de los montes.

 

Pues bien, nada más lejos de la realidad, la madera es el sistema constructivo más respetuoso con el medio ambiente, ya que las empresas que trabajamos con ella, utilizamos maderas certificadas medioambientalmente con los sellos PEFC y FSC, los cuales garantizan a los consumidores que están comprando productos (madera, papel, corcho, setas, resinas, esencias…) de bosques gestionados sosteniblemente.

 

Gracias a la gestión ordenada de los bosques y el aprovechamiento de sus recursos la mejor garantía para su conservación y renovación, la superficie forestal en España no ha cesado de crecer desde en los últimos 40 años, a la vez que ha supuesto una oportunidad para generar empleo sostenible en zonas rurales, frente al problema de la despoblación.

 

En diciembre de 2013 la cifra total de terrenos certificados por FSC en España era de 189.340 hectáreas y el número de Cadenas de Custodia FSC (CdC) era de 595 empresas, de las cuales el 36 % correspondían al sector de las artes grá cas e impresión y el 37 % a la industria de la madera y el mueble.

 

No olvidemos que la superficie forestal de la Unión Europea en 2010 era de 177,7 millones de hectáreas, de las cuales 27,7 millones corresponden a España, que se sitúa como segundo país con mayor superficie forestal de Europa, por detrás de Suecia, o sea, que España posee casi el doble de superficie forestal que Francia y cerca del triple que Alemania.

 

La tendencia en Europa desde 1990 es que cada año la superficie total de bosque aumente en 432.900 hectáreas (EUROSTAT,2011), y que la producción de madera se ha mantenido entorno a los 14 millones de metros cúbicos en los últimos veinte años.

 

En España, el 40% de la superficie forestal está protegida (11,2 millones de hectáreas), y la fijación de carbono por la superficie forestal en 2010, es de aproximadamente 422 millones de toneladas (23ton/ha), con un aumento del 46% en los últimos veinte años.

 

Adicionalmente, también queremos comentar que la construcción en madera requiere menos energía para su fabricación y el proceso constructivo que el hormigón o el hierro. Prácticamente no utiliza nada de agua en su proceso de fabricación, como es el caso del hormigón, y su alto nivel de aislamiento permite ahorrar hasta un 50% en calefacción y aire acondicionado, con la consiguiente reducción de emisiones de CO2 a la atmosfera.

 

Fuentes consultadas:

https://es.fsc.org

http://www.pefc.es/