El País

 

El mundo se rinde a los rascacielos de madera