Qué durabilidad tienen las construcciones en madera

¿Qué es la durabilidad de un edificio o vivienda? La durabilidad es la capacidad de un edificio o cualquiera de sus componentes para realizar las funciones requeridas en un entorno de servicio a lo largo del tiempo sin costos imprevistos de mantenimiento o reparación.

 

Los profesionales del diseño y la construcción seleccionan materiales de armazón estructural en función de una serie de factores, entre los que se incluyen el coste, la disponibilidad, la facilidad de construcción, el rendimiento térmico, la estética, la versatilidad del diseño y la vida útil, que es la medida de cuánto tiempo se espera que un producto funcione de manera definida. condiciones ambientales.

 

Al igual que con otros materiales, la madera puede deteriorarse si se usa inadecuadamente. Sin embargo, con detalles de diseño adecuados, buenas técnicas de construcción y mantenimiento adecuado de los edificios, las estructuras de madera pueden brindar muchas décadas de servicio confiable.

 

Existen muchas aplicaciones donde las propiedades de durabilidad natural de la madera lo convierten en el material de elección. Por ejemplo, la madera es resistente a la humedad relativa alta y a muchas de las sustancias químicas y condiciones que afectan adversamente al acero y al cemento, como las sales corrosivas, los ácidos diluidos, los gases industriales y el aire marino.

 

Debido a su resistencia a estos factores, los profesionales de la construcción a menudo usan madera para aplicaciones estructurales no residenciales específicas, como torres de enfriamiento y edificios industriales utilizados para el almacenamiento de químicos.

 

Riesgos potenciales y métodos de protección

 

En condiciones adecuadas, la madera proporciona un rendimiento excelente y duradero. Sin embargo, también enfrenta varias amenazas potenciales para la vida útil, incluida la actividad fúngica y el daño por insectos, que se pueden evitar de muchas maneras.

Existen cuatro métodos recomendados para proteger las estructuras de estructura de madera contra los riesgos de durabilidad y, por lo tanto, proporcionar la máxima vida útil para el edificio. Todos requieren un diseño y construcción adecuados:

 

1. Controlar la humedad utilizando técnicas de diseño para evitar la descomposición.
2. Proporcionar un control eficaz de las termitas y otros insectos.
3. Utilice materiales duraderos, como los tratados a presión o naturalmente duraderos.
Especies de madera en su caso.
4. Mantenimiento

 

1. Control de humedad

 

La madera es un material higroscópico, lo que significa que naturalmente absorbe y libera agua para equilibrar su contenido de humedad interna con el ambiente circundante. El contenido de humedad de la madera se mide por el peso del agua como porcentaje del peso seco de la fibra de la madera.

 

La clave para controlar la descomposición es controlar la humedad. Una vez que se establecen los hongos de descomposición, el contenido mínimo de humedad para que se propague la descomposición es de 22 a 24%, por lo que los expertos en construcción recomiendan el 19% como el contenido de humedad seguro máximo para la madera sin tratar en servicio.

 

Albina Yard LEVER Architecture

 

El agua por sí sola no daña la madera, sino que la madera con un alto contenido de humedad permite que crezcan los organismos fúngicos. El secreto para prevenir la descomposición es mantener la madera “seca por diseño”.

 

Madera “Seca por diseño”

 

El objetivo principal al abordar las cargas de humedad es evitar que el agua entre en la envoltura del edificio y así, equilibrar el contenido de humedad. El control de la humedad por medio de detalles de diseño y construcción aceptados es un método simple y práctico para proteger un edificio de madera contra la descomposición.

 

Para limitar la cantidad de intrusión de humedad, el diseño de mejores prácticas utiliza los siguientes puntos para su control:

 

a. La deflexión es la primera línea de defensa. La mayoría de las aguas pluviales nunca deben pasar una buena capa de la pared y el techo en la envoltura del edificio. Usar salientes y tapajuntas para desviar el agua de la estructura.

 

Uno de los ejemplos de antiguos edificios con estructura de madera es la iglesia de maderade Borgund, Noruega (año 1.200).

 

construcciones-de-madera

Iglesia de de Borgund, Noruega (año 1.200). Actualmente museo.

 

b. Drenaje ara gestionar la pequeña cantidad de agua que puede pasar el revestimiento. Esta ruta permite que el agua en la cavidad fluya a lo largo de una membrana resistente al agua hasta un punto de salida de la pared.

 

c. Si el agua penetra en la cavidad y pasa la membrana resistente al agua, entonces el revestimiento y los postes de madera se mojarán y deberán dejarse secar. Esta agua se evapora y pasa a través de las capas externas de la pared (si se construye correctamente para permitir la permeabilidad al vapor). Una pared puede arrojar sólo una pequeña cantidad de agua a través del secado en un período determinado. Por lo tanto, la deflexión y el drenaje son los mecanismos principales para proteger las paredes de la humedad.

 

d. Finalmente, para las aplicaciones con un alto riesgo de mantenerse húmedo, los diseñadores deben especificar materiales duraderos como las especies naturalmente resistentes a la descomposición o la madera que ha sido tratada con conservantes. El revestimiento, las tejas, las placas de los umbrales y las vigas expuestas o las vigas de madera laminada son ejemplos de posibles aplicaciones para la madera tratada.

 

Arquima

Agentes degradadores de la madera

 

2. Controlando las termitas y otros insectos

 

Estos son los denominados factores bióticos, nos encontramos a los hongos y a los insectos:

 

  • Hongos: causantes de la pudrición. Para ello, se necesitan humedades que se mantengan por encima del 20%.
  • Insectos: igualmente podemos decir que la mayoría de insectos destructores de la madera, necesitan principalmente de lugares con altos contenidos de humedad y bajas temperaturas y con poca ventilación (como para los anóbidos, o bulgarmente llamado carcoma). En el caso del Lyctusbrunneus o más conocido por la polilla, atacan principalmente a pavimentos de roble con albura y no a piezas estructurales.

 

 

madera

 

En el caso de las termitas en España, hay citadas 2 especies subterráneas (Reticulitermes grassei y Reticulitermes banyulensis) y se ha detectado la posible presencia de una tercera especie (Reticulitermes santonensis).

 

En los últimos años en España, se viene detectando una proliferación de los ataques de las termitas subterráneas (y también de las termitas de madera seca) en los cascos urbanos, favorecida por la actividad humana (instalación en los edificios de conducciones de agua, instalaciones de calefacción, etc.), por el abandono de población de muchos cascos históricos lo que conlleva a la pérdida de los hábitos de mantenimiento de los edificios (goteras, roturas de canalones, filtraciones, falta de ventilación, etc.) y por el cambio de clima (con inviernos y veranos más suaves).

 

Debido a todo esto, las termitas encuentran unas condiciones de humedad y temperatura ideales para su desarrollo.

 

Arquima

Condiciones de actuación de organismos de la degradación

 

En este sentido, decir que en Arquima utilizamos principalmente madera de abeto KVH, que garantiza una humedad por debajo del 18%, sin necesidad así, de protegerlas con tratamientos especiales tóxicos para la salud. Al mismo tiempo, nuestros edificios con ventilación mecánica de doble flujo, consiguen una temperatura con humedad relativa del aire interior, que no atraen a este tipo de insectos.

 

3. Uso de materiales duraderos

 

Para evitar la descomposición y la infestación de termitas, es importante separar la madera no tratada del suelo y otras fuentes de humedad. Estas separaciones son requeridas por los códigos actuales de todos los edificios y se consideran necesarias para mantener los elementos de madera en estructuras permanentes con un contenido de humedad seguro para la protección contra las caries.

 

Cuando no es posible separar la madera de las fuentes de humedad, use madera naturalmente duradera o tratada. Si bien muchas especies de madera naturalmente duraderas proporcionan decaimiento y resistencia a las termitas, los diseñadores a menudo confían en la madera tratada con conservantes.

 

4. Mantenimiento

 

En cuanto a los factores abióticos, principalmente el que más preocupa es el de la degradación de la madera por radiación ultravioleta solar.

 

Su acción es superficial, degradando las resinas de los productos de acabado y produciendo modificaciones químicas en la lignina, atacando la madera más blanda de la albura y produciendo el desfribramiento superficial con la consiguiente aparición de crestas (periodo otoño-invernal), valles (primavera) y que se traducen en un agrisamiento superficial de la madera. La protección de la cual, consiste en aplicar un pigmento (generalmente un óxido mineral) que refleja dicha radiación para protegerla.