Diez conceptos erróneos sobre el estándar Passivhaus

Los argumentos en contra las casas pasivas se basan en malentendidos.

 

La hermeticidad, el aislamiento, la colocación de ventanas y la ventilación con recuperación de calor son  herramientas de la Casa Pasiva o del estándar Passivhaus. Muchos constructores convencionales están en cntra de este criterio aludiendo que son una pérdida de tiempo o dinero.

 

Esto nos sucede en Arquima, ya sea con constructores, como con técnicos, y hemos recopilado los argumentos más frecuentes para no construir una casa pasiva, o bajo los estándares de Passivhaus:

 

Mito nº 1: Demasiado caro

 

Escuchamos muchas veces este argumento desde que empezamos a hablar del estándar Passivhaus. No importa si el constructor o arquitecto está hablando de una vivienda convencional de lujo de 2 millones de euros, o de 400.00 euros. Casi todos asumen que una Casa Pasiva cuesta más.

Pero la verdad es contraria a la intuición: si incluye los costes operativos en la ecuación, la Casa Pasiva surge como la forma más asequible de construir cualquier edificio.

 

Aquí están los cálculos: las paredes y ventanas de la Casa Pasiva cuestan más que las paredes y ventanas de una construcción tradicional, mientras que los sistemas de calefacción de una casa pasiva cuestan menos. En general, la construcción de casas pasivas cuesta hasta un 10% más que las tradicionales. Los costes del terrenos, el transporte y la comercialización permanecen sin cambios.

 

Una vez finalizados, las viviendas y edificios pasivos éstos requieren un promedio del 90% menos de energía de calefacción que los edificios de tradicionales.

 

Amortiza la prima de construcción única durante la vida de una hipoteca, hay que restar los ahorros anuales en las facturas de suministros y la mayoría de los propietarios de casas pasivas ahorran dinero cada año.

 

Esta asequibilidad inherente no es por casualidad. El estándar de la Casa Pasiva evolucionó a partir de experimentos de investigación en los que los científicos europeos intentaron calcular un punto de equilibrio por debajo del cual la instalación de más aislamiento proporcionó un retorno de la inversión medible, y por encima del cual el aislamiento no arrojó ningún beneficio económico. Este punto económico es lo que define el estándar de la Casa Pasiva, así como lo que distingue a la Casa Pasiva de la mayoría de los estándares de construcción ecológica.

 

Mito nº 2: Demasiado congestionado

 

Los edificios y casas pasivas son diez veces más herméticos que los edificios de contrucci´n tradicional. Pero esto no significa que se sientan “encerrados”. Una ventana de una casa o edificio pasivo se abre como cualquier otra. Y debido a que la casa pasiva está mejor aislada, las personas que la habitan pueden optar por dejar las ventanas abiertas más días al año que quien habita de una casa tradicional.

 

Sin embargo, cuando se cierran las ventanas, la Casa Pasiva sobresale. El aire interior viejo se intercambia continuamente por aire fresco al aire libre a través de un ventilador de recuperación de calor de alta eficiencia. El New York Times describió recientemente la calidad del aire resultante de una Casa Pasiva de esta manera: “El aire dentro de la casa se siente tan fresco que casi se puede saborear su dulzura”.

 

Mito nº 3: Las paredes son demasiado gruesas

 

Las paredes exteriores de una casa pasiva suelen tener más de 30 centímetros de espesor. El espesor de la pared varía según el clima: más grueso en Iqaluit, más delgado en Barcelona.

 

En un hogar convencional, los residentes se mantienen alejados de los ventanales y de las puertas corredizas de vidrio durante el invierno. Sin embargo, en una casa pasiva, cada centímetro cuadrado proporciona el mismo confort térmico excepcional durante todo el año. Esta comodidad única de sentarse al lado de la ventana en invierno proporciona más metros cuadrados de espacio útil que la pérdida de 15 centímetros a lo largo del perímetro debido a las paredes más gruesas.

 

passivhaus

 

 

Mito nº 4: Demasiados materiales exóticos

 

El estándar Passivhaus no requiere productos específicos. Sin embargo, es más fácil diseñar una Casa Pasiva utilizando ensamblajes que han sido modelados y ventanas que han sido certificadas para cumplir con las pautas de la Casa Pasiva.

 

Estos productos ya están disponibles en España.

 

passivhaus

 

Mito nº 5: Muy complicado

 

Passive House es como el fútbol: es un juego simple con una curva de aprendizaje empinada. Es una experiencia más fácil y más amena con un equipo experimentado. En Arquima decimos que PassiveHouse es un deporte de equipo.

 

Mito nº 6: Muy rígido

 

No sólo hay una manera de construir una casa pasiva. Del mismo modo, hay más de una forma de certificar una Casa Pasiva: a través del Instituto de Casas Pasivas (PHI) original en Alemania, o un número creciente de autoridades de certificación que han crecido en los EE. UU., EE.UU. o Irlanda.

 

Mito nº 7: Poco diseño

 

Hay que tener en cuenta la diversidad de diseños de las Casas Pasivas o en los edificios de todo tipo que han ganado el Premio Anual de Casas Pasivas de PHI. Si hacemos una búsqueda en Google las oficinas, los bloques de apartamentos y los edificios y casas pasivas, veremos todo tipo de diseños.

 

El Passivhaus es un estándar de rendimiento. La belleza de la construcción está en el ojo de quien la construye.

 

passivhaus

 

Mito nº 8: Nuestra sociedad no está preparada

 

Los orígenes del Passivhaus se remontan a la década de 1970. La primera Casa Pasiva verdadera se construyó en Alemania en 1991. Se han construido más de 40,000 edificios en los 22 años posteriores, ya que la Casa Pasiva se ha convertido en el estándar de construcción más probado y rigurosamente verificado.

 

 

passivhaus

Primera casa pasiva en Alemania. Fuente: passipedia.org

 

 

Mito nº 9: El período de recuperación es demasiado largo

 

Ver el mito n.º 1: una prima de precio de construcción del 10% equivale a unos pocos cientos de euros por año durante la vida de una hipoteca. Una reducción del 90% en la energía de calefacción asciende a cerca de mil euros por año.

 

Los ahorros comienzan en el primer año y crecen a medida que aumentan los precios de la energía.

 

Mito nº 10: El cero neto es mejor

 

Absolutamente: la energía neta nula es mejor que un 90% menos de energía de calefacción. Y los edificios netos positivos, como los construidos según el estándar Living Building, son aún mejores. Pero debido a que la generación de energía en el lugar exige sistemas adicionales, el precio de la recuperación del último 10% puede duplicar el coste de la construcción.

 

El ahorro de energía proporcionado por Passivhaus es suficiente para cumplir, o superar incluso, los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero más estrictos.