El edificio de madera de oficinas más alto del mundo se construirá en Brisbane. ¿Son realmente seguros y fuertes estos edificios?

Cuando se completen en Brisbane, Australia, en 2018, los 45 metros de edificio de oficinas de 52 metros, se calificarán como el edificio de madera más alto del mundo, que estará recubierto, no de acero y cemento, sino de madera.

 

Este proyecto es el último de una cadena de edificios de la ingeniería de la madera en Australia, utilizando soluciones como la madera contralaminada (CLT). El proceso de la madera contralaminada implica el ensamblaje de capas gruesas de madera junto con el grano alternando en ángulos de 90 grados.

 

edificios-de-madera

 

El uso de la madera como el principal elemento estructural de carga ha creado preguntas interesantes durante el proceso de diseño de cualquier edificio, sobretodo relacionadas con el medio ambiente. Cada tonelada de cemento crea 900kg de emisiones de gases de efecto invernadero, la ingeniería de madera actúa como un sumidero de CO2. 

 

El GBCA (Consejo de Construcción Verde de Australia) actualizó el año pasado su acreditación Green Star para incentivar el uso de la madera en las construcciones. Su director ejecutivo, Romilly Madew, dijo: “La madera proporciona un gran rendimiento térmico, lo que significa que son eficientes para calentar y enfriar y ahorrar mucho dinero en facturas de suministros públicos. ”

 

Un estudio de RMIT Lifecycle Assessment realizado en el primer edificio de madera de Australia terminado en 2013, el edificio Forté de 10 pisos, de Lend Lease en Melbourne, concluyó que generaría 22% menos emisiones de calentamiento global durante su vida útil que una construcción de hormigón tradicional.

 

Además, la construcción de proyectos de ingeniería maderera también genera menos contaminación acústica, y las estructuras se pueden construir mucho más rápido con menos trabajadores: Lend Lease afirma que ahorrará seis semanas del tiempo estimado de construcción del edificio utilizando madera.

 

Al igual que ocurre con los productos de Ikea, los componentes de madera contralaminada (CLT) necesitan ser enviados desde Europa, donde las técnicas de la ingeniería de la madera moderna fueron desarrolladas, y son mucho más utilizadas.

 

Siguiendo con el paralelismo con Ikea, cualquier persona que haya montado una estantería puede atestiguar que una sola pieza que falte en un paquete pueden suponer retrasos en la construcción, deficiencias estructurales e incluso intentos desesperados por descifrar manuales de instrucciones.

 

Para evitar esto, XLam está construyendo la primera fábrica de ingeniería de la madera de Australia, y será capaz de suministrar a ambos mercados metropolitanos una vez que esté operativa a principios del próximo año.

 

edificios-de-madera

 

Una revisión anual de las Naciones Unidas en 2015-16 mostró que la producción de madera contralaminada (CLT) se está expandiendo globalmente de 650.000 a 700.000 metros cúbicos en 2015, a 1 millón de metros cúbicos el año pasado, pero todavía el hormigón sigue muy por delante.

 

La seguridad es otro obstáculo y hay noticias, como la del incendio de la Torre Grenfell en Londres que ardió por tener materiales inflamables en su fachada que, aunque no tengan que ver de manera directa, afecta a la creencia popular de que la madera es un material inflamable, cuando esto no es cierto.

 

Es por ello que cuando el código de construcción de Australia fue modificado el año pasado para permitir edificios de madera contralaminada de altura media, las reglas se basaban en exigir aspersores en edificios, y revestimientos de placas de yeso calificadas contra incendios, medida que reduciría el miedo psicológico de tener la madera expuesta en los edificios.

 

Pero los arquitectos no quisieron, ni quieren cubrir la madera con yeso, y una alternativa es usar madera lo suficientemente gruesa como para protegerse a sí misma.

 

De hecho, a la madera gruesa puedes someterla a largos períodos de exposición al fuego, que empezará a carbonizar, y esto aísla el material que hay en el interior. Se puede quemar lentamente pero mantendrá siempre su fuerza.